Publicidades para chicos, reguladas

Lo que comemos (y tomamos) entra por los ojos, dice el dicho popular. Y esto puede ser aplicado perfectamente al impacto de la publicidad en nuestros sentidos. Los publicitarios lo saben y, año a año, investigan nuevas maneras para “meterse” en  nuestro consumo.

Dentro de ese público están los niños, un sector codiciado por muchas empresas. Niños que, como niños, recién empiezan a desarrollar sus herramientas para discernir entre lo bueno y lo malo.

Por eso, y con esa responsabilidad sobre las espaldas, las 13 empresas de la industria de alimentos y bebidas más importantes del país -nucleadas en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL)- firmaron un compromiso para que su mensaje a los niños menores de 12 años sea claramente a favor de hábitos alimentarios saludables. No es una decisión menor si tenemos en cuenta que en Argentina 4 de cada 10 chicos tiene problemas de sobrepeso y que somos el país de América Latina con más obesidad infantil.

A través de esta primera autoregulación de la industria, las empresas sólo publicitarán en los ciclos y canales dirigidos al público infantil los alimentos que estén dentro de los valores recomendados en sodio, azúcares y grasas, y los que no superen las 200 calorías por porción individualmente envasada.

El Estado está preocupado por el tema: este año, la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo pesará y medirá por primera vez a sus participantes, y está en estudio el lanzamiento de un plan nacional para la prevención de la obesidad. Ahora, el sector privado también decidió involucrarse. Así una vez por año, empresas como Arcor, Coca-Cola, Danone, Nestlé, Mastellone Hnos., Pepsico y Unilever van a ser controladas en sus publicidades por veedores externos para ver si cumplen con los parámetros. De eso surgirá si sus publicidades pueden ser difundidas o por TV, radio o medios gráficos.

 

Foto: PxHere

Dejar un comentario