La salita de los padres

Si sos mamá de un chico en edad escolar, sobre todo de jardín, me vas a entender… ¿Cuántas veces te quejaste en el año de la cadena infinita de chats de padres? ¿Tenés el grupo silenciado? ¿Cuántas otras veces se encendió tu alarma en las reuniones del colegio? ¿Nunca te preguntaste por qué los grandes discutimos tan fervientemente por cuestiones de chicos? ¿Ahora es peor que antes?

Lo viviste, seguro. Lo viví. Por eso es tan cercana “La Sala Roja”, la obra dirigida por Victoria Hladilo que desde hace años da vueltas por distintos circuitos under y que sigue vigente como el primer día. Todos tenemos en nuestro haber una “Sala Roja” y probablemente lo tengan las mamás de las nuevas generaciones. Es un atajo del que no podemos salir.

Por eso, vale la pena ver la obra y escuchar a sus personajes. Es como un espejo: ahí estamos los adultos en versión teatral. Con una escenografía que recrea a una salita de jardín, los “padres” de distintos alumnos se reúnen para definir temas importantes para sus hijos (salidas extra escolares, regalos de cumpleaños, festejos de fin de año) y empiezan los cruces de egos para ver quién le gana con su propuesta al otro. En el medio, se destapan internas (acuerdos para votar por la misma idea), padres ausentes que opinan por opinar y hacen número, fisuras matrimoniales y vidas alocadas fuera del colegio que terminan influyendo sobre la dinámica escolar.

También hay un cuestionamiento implícito a la autoridad de la maestra que quiere organizar a los padres en una reunión que va tornándose caótica, que no puede y espera que llegue un directivo para que ponga orden. Una señal que podemos registrar abajo de las tablas: los padres nos volvimos expertos en poner en jaque a la autoridad porque tenemos jaqueada la propia frente a nuestros hijos.

El clima que se recrea en el escenario es tenso y, por momentos, exasperante. En las butacas, a veces te reís y otras tenés ganas de gritar que se pongan de acuerdo. Y ahí te detenés porque te dás cuenta que muchas veces participaste de situaciones similares y fuiste una voz más de la discordia o una voz en silencio de queja que no aportó nada.

No se la pierdan la obra si se encuentran con ella en 2019. Verán que aplica justo el “cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia”. Te interpela a reflexionar. Afortunadamente, siempre están los chicos -también en la obra- con su ingenuidad y alegría para ponerle un manto de piedad a nuestros vacíos.

 

Data

Auditorium de Mar del Plata

Todos los miércoles y los jueves a las 23 ((hasta febrero)

Entradas: desde $ 250 en Plateanet

Foto: Prensa de La Sala Roja 

 

Dejar un comentario