Los 15 consejos básicos para ordenar de Marie Kondo

A lo mejor lo viste estos días en Netflix o leíste algún comentario en las redes sociales: el reality show de Marie Kondo es uno de los temas del momento.

Si no la conocés, te la presento: Marie es japonesa y su trabajo es organizar. De hecho, es la gurú mundial de la organización. Lo que para algunos es un TOC, ella lo transformó en una profesión y, afirma, en una terapia que puede ayudar a las personas a vivir mejor.

“El orden puede cambiar tu vida. El sentido de deshacerte o conservar cosas es ser feliz. Y es imposible tener una vida en paz, con prioridades y enfocada a la felicidad si nuestro entorno y sentimientos son un caos. Ordenar de afuera para adentro”, me dijo en una entrevista que le hice vía mail hace dos años, cuando lanzó su libro “La terapia del orden” (un best seller mundial) en Argentina.

En sus ocho capítulos, ¡A ordenar! Con Marie Kondo muestra a la experta enseñando a distintas personas, en distintas situaciones, a poner en orden su hogar. Podés verlos en Netflix y acá te contamos los pasos fundamentales del método KonMarie si querés ponerlos en práctica en tu casa:

1.La organización no se adquiere por naturaleza: se aprende. Para poner en orden tu casa es mejor hacerlo de un tirón, no por etapas. Si organizas sólo un poco cada día, nunca vas a terminar. Es importante seguir el método a rajatabla, afirma Kondo.

2. Ordenar involucra eliminar cosas y decidir donde guardarlas. La eliminación debe ir primero. Decidir si tirar o no algo, y decidir dónde ponerlo. Si podés hacer estas dos cosas, “alcanzarás la perfección”, dice la japonesa.

También te puede interesar: 28 consejos para mejorar tu vida

3. Sacar todo del placard. Tomar cada objeto con la mano, tocarlo y preguntarnos si nos hace feliz. El sentido de desechar y conservar es ser feliz.

4. Organizar por categorías, no por lugar. Y guardar todos los objetos de un mismo tipo en un mismo lugar: no dispersar los espacios de almacenamiento.

5. Si tenés demasiada ropa, examinarla por subcategorías (pantalones, camisas, vestidos). Ordenar primero la ropa, después los libros, papeles, objetos varios y, por ultimo, las cosas sentimentales y los souvenires.

6. Toda la ropa que se pueda debe guardarse doblada. Lo que va colgado, tiene que ir junto todo lo que sea de la misma categoría: una sección del perchero para trajes, otra para sacos, etc. Poner las prendas pesadas (incluidas las largas y de color oscuro) del lado izquierdo y las ligeras, sobre del izquierdo. Esto crea un equilibrio que hace parecer que la ropa se “eleva” hacia la derecha.

7. La ropa se guarda doblada vertical a la altura de un cajón. La mejor manera para entender cómo es ver este video.

8. Nunca formar pelotas con las medias. También hay un método para doblarlas, al igual que los corpiños y el resto de la ropa interior.

9. Siempre que se pueda, guardar la ropa en cajones. Si hay estantes, usar cajas para organizarlos.

10. Guardar juntas el mismo tipo de carteras (por material o tipo de uso) y meter una cartera dentro de otra: reduce a la mitad el espacio de almacenamiento requerido.

11. Hay unos organizadores divinos en el mercado, pero según Kondo no son necesarios. Con sólo recurrir a las cajas de zapatos basta para organizar el interior de un placard.

12. Para ordenar los libros, ponerlos también todos en el piso. Kondo dice que hay que deshacerse de todos los libros no leídos, uno de los consejos que más críticas le trajo por estos días en las redes sociales.

13. Para ordenar papeles, la regla básica es “desechar todo”. Lo que no se puede desechar, hay que dividirlos en los que se deben guardar y los que son de temas de los que hay que ocuparse. Meter todos los de una misma categoría en un folder y abstenerse de subdividirlos más por contenido.

14. Kondo llama komono a los artículos varios, de los cuales propone conservar las cosas “porque las amas, no sólo porque sí”). En esta categoría, urge tirar los cables no identificados, los botones sueltos (“nunca los usarás”), las cajas de celulares y manuales de aparatos electrónicos y las muestras de cosméticos (su vida útil es muy corta porque por las cantidades pequeñas se deterioran muy rápido).

15. Los recuerdos son la decisión más complicada. “Si sólo metas esas cosas en un cajón o caja de cartón, antes de que siquiera lo notes, tu pasado se convertirá en un peso que te retiene y te impide vivir en el aquí y el ahora”, dice Kondo invitando a soltar porque “los recuerdos auténticamente preciosos nunca se desvanecerán, aun cuando deseches los objetos con los que los asocias”.

 

Foto: Facebook Marie Kondo

Dejar un comentario