¿Y si vamos al museo? 10 consejos para una salida distinta

Las vacaciones son un momento del año de desenchufe también para los chicos. Si no hubo materias pendientes, lógicamente la demanda de ellos es descansar. Nada de obligaciones ni de estudio. Y, por eso mismo, me parece que es un buen momento para proponerles actividades que, lamentablemente, en el imaginario infantil y de muchos adultos están asociadas con la obligación y lo aburrido, cuando deberían estarlo con lo lúdico y divertido. Una de ellas son los museos.

Siempre, en vacaciones de verano, trato de llevar a mis hijos al menos a alguna muestra. Y les aseguro que la recepción suele ser más sorprendente de lo que uno se espera. Aquí, te paso algunos tips de mamá para sumar una salida diferente en vacaciones en la Ciudad (y algunas recomendaciones de dónde los podés llevar).

1. Lo primero que te aconsejo es cambiar vos el chip. Quizás tuviste una mala experiencia, o de la escuela a vos misma te llevaron a alguna exposición que fue un plomo y no quisiste saber nada nunca más. Afortunadamente, en los últimos años todos los museos se modernizaron y se abrieron a las nuevas características de los públicos actuales: en la ciudad de Buenos Aires, incluso, se hace ahora el Día de la Selfie en los museos, algo absolutamente impensado años atrás, cuando en la mayoría ni te dejaban sacar fotos.

2. Creo que no hay edades para visitar una muestra. Pero sí es cierto que hay algunas que funcionan mejor para los más chicos. Según mi experiencia, en particular con las muestras de arte, todo lo que involucre grandes instalaciones, colores y figuras llamativos e interacción es lo que más les llama la atención.

3. Hay muestras en las que por distintas razones (preservación de la obra o restricción del artista) no se puede sacar fotos. Pero en las que sí, celular en mano, cazar detalles, guardar en la pantalla la obra que más nos gustó o sacarnos una foto delante de ella puede ser una forma lúdica de sumar a los chicos a la recorrida. Y después, en casa, volver sobre lo que vimos y recordarlo, y también compartirlo en nuestras redes sociales.

También te puede interesar: 10 películas para ver en casa estas vacaciones

4. La mayoría de los museos porteños, por lo general, tienen buenas propuestas para incorporar a los más chicos en sus exposiciones temporales y permanentes, con actividades específicas para los más pequeños, que incluyen desde visitas guiadas hasta juegos o talleres. Consulta en sus páginas web y en esta nota de La Nación también tenés un montón de actividades sugeridas para hacer este verano.

5. Está bueno interiorizarse antes de ir al museo de qué vamos a ver, y contarles a los chicos para que ellos también tengan una idea de lo que se van a encontrar. Podés chequear las páginas oficiales o las cuentas de redes sociales, y cuando entras está bueno ir al puesto de informes y pedir, además de mapa, toda la folletería disponible (después la pueden guardar como recuerdo de la visita). Hay museos que tienen audioguías gratuitas descargables en el celular.

6. Tener información te sirve para acercarte a una obra con un conocimiento que te permitirá entenderla mejor en la mayoría de las veces. Pero, especialmente si hablamos de arte, lo importante no es lo que nos digan sino lo que nosotros sentimos con una obra. Está bueno expresar si nos gusta o no nos gusta, qué nos genera, qué nos recuerda… charlen delante de cada obra, hagan de la visita al museo una experiencia a compartir (no es verdad que hay que guardar silencio en el museo).

7. Con mis hijos, yo nunca apliqué “filtros de edad”. Esto es una decisión ya personal, pero me parece que está bueno que los chicos se vinculen con todas las realidades y que los adultos estemos ahí para poner un contexto. Recuerdo que hace un par de años fuimos con mis nenes a una muestra del fotógrafo Mario Testino en las que había algunas fotos que podían ser consideradas “subidas de tono”. Hablamos sobre esas imágenes y lo que expresaban, con naturalidad. Lo mismo nos ocurrió en la muestra de Ai Weiwei en Proa, donde varias obras tenían un contenido político muy fuerte. Estar ahí para escuchar y acompañar a los chicos, y ayudarlos a reflexionar y reflexionar nosotros también con ellos sobre lo que vemos. Les aseguro que es un ejercicio que puede ser sorprendente y del que aprenderemos hasta más los grandes que ellos.

También te puede interesar: Colonias, cuando no te queda otra

8. Un gran profesor que tuve en la escuela de periodismo me decía que hay que irse de un museo cuando uno tiene ganas de ver más: es una regla de oro. Y en esto se aplica que los tiempos de los chicos son diferentes. Recorramos el museo con el tiempo de ellos y, cuando la cosa empieza a decaer, peguemos la vuelta.

9. Muchos museos tienen hoy cafetería y tienda de recuerdos. Si el presupuesto lo habilita, puede ser un broche para terminar la salida completa.

10. Y, por último, algunas sugerencias de muestras bien interesantes para ver en Buenos Aires en lo que queda de este verano:

  • En el Museo Nacional de Bellas Artes, hasta el 17 de febrero siguen las acuarelas de William Turner, uno de los pintores más importantes de la historia. Y también en la entrada se exhibe otra obra emblemática del arte mundial: la Afrodita de Capua, que fue encontrada en Italia y tiene más de 1.800 años.
  • En el MALBA sigue hasta el 18 de febrero la muestra de Pablo Suárez, uno de los artistas más importantes de la escena local. Sus esculturas seguro le van a llamar la atención a tus chicos.
  • También hasta febrero, el Centro Cultural de la Ciencia trae uno de los temas más importantes de la salud mundial hoy con una mirada interesante en su muestra sobre las superbacterias. Los chicos van a poder ver en los microscopios cómo son las colonias de bacterias que habitan, por ejemplo… en nuestros celulares.
  • Y en el Museo de Arte Moderno, la muestra Reina de Corazones de Delia Cancela evoca el universo de Alicia en el País de la Maravillas y su mirada de lo femenino en una serie de obras que también siguen en exhibición hasta fin de febrero.

 

Foto: Centro Cultural de la Ciencia

Dejar un comentario