Paloma sube al secundario: estoy movilizada otra vez

Vamos a la escuela unos días antes del comienzo de clases a la reunión de padres. Estamos ansiosas: ella y yo, más. Mi hija sube esa escalinata inmensa y pienso en lo que esa escalera significa, o quiero que signifique: subir escalones, esforzarse, progresar, ascender, llegar a una meta. Paloma está por empezar la secundaria y si creía que nada me iba a movilizar más que el inicio del primer grado, estaba equivocada.

Mirá también: Eva empieza primer grado

El inicio de cada etapa implica miedos para los padres. En el jardín, es dejarlos solos por primera vez. En la primaria, cómo se desenvolverá con la escolarización y la formación de sus primeras amistades fuertes. En la secundaria, es todo eso potenciado: ahora realmente estará sola, ahora realmente tendrá que estudiar fuerte, ahora realmente va a forjar los amigos que la acompañarán toda su vida.

Mirá también: La adaptación de Bauti

El año previo fue intenso. Decidir dejar la escuela a la que fue desde jardín, las clases de apoyo para el ingreso, el estrés de exámenes complicados, el duelo de separarse de los amigos, la expectativa de lo que va a venir.

Y aquí estamos. Subiendo la escalera. Desde el miércoles, la subirá todos los días. Yo desde ahora me quedaré ni siquiera en la puerta, más lejos, porque estamos entrando en la etapa en que mamá empieza a ser un quemo. Masticando mis temores, mis ansiedades, y también mis sueños: que mi hija esté arrancando una etapa maravillosa. Subiendo la escalera.

 

% Comentarios (2)

[…] abuela salvadora que vive a dos cuadras se convirtió en la proveedora del alimento de mis niños. Ahora, la mayor cambió colegio, y ya no hay manera. O come todos los días en el colegio (lo que es una fortuna y un potencial atentado a su […]

Es verdad Adry! El ingreso a primer año y de mi tercer hija me movilizó y me llego en un momento de mi vida en la que me encuentro muy sensible, ver entrar a Sophie a su secundario y que me diga Chau ma, no te quedes ….
Me hizo pensar “ya esta ma no te necesito puedo sola”
Me fui a la oficina manejando y me caían lágrimas de angustia pero a la vez saber que creció y que el cambio a ella le afectó menos que a mi!

Dejar un comentario