Barbie cumple 60

“A mí no me preguntes, ¡sólo soy una chica!”, dice en un capítulo de Los Simpsons la voz grabada de Stacy Malibú, una muñeca articulada que en la gran serie animada es una parodia de la Barbie.

La muñeca más famosa del mundo recibió miles de críticas y fue fuente de hasta intervenciones culturales, como las que hacen con ella los artistas argentinos Pool Paolini y Marianella Perelli.

Se ha dicho de Barbie que es sexista, que promueve valores distorsionados, que perpetúa desde el juego en la primera infancia un modelo de belleza ideal/irreal. Pero la muñeca sigue fascinando a millones de niñas en el mundo. Quizás sea porque Barbie también sólo es una chica. Nada más y nada menos.

Este 9 de marzo, Barbie cumple 60 años. La historia cuenta que un día como ése, en 1959, la estadounidense Ruth Handler lanzó al mercado una muñeca revolucionaria, inspirada justamente en el juguete que quería para su hija Barbara: una muñeca que sacara a las niñas del rol de la “mamá” en el que las ponían los bebés o muñecas que sólo existían por entonces.

Los 60 y su efervescencia estaban a la vuelta de la esquina, y Barbie se proponía como una mujer y no como una niña. Hoy puede parecer una pavada, pero el cambio que supuso en nuestro modo de jugar esa “operación” y las implicancias que ha tenido desde entonces son inmensas. Me recuerdo a mí misma a los 11 años, en el último verano que jugué “a las Barbies” (sí, antes jugábamos a las muñecas hasta entrar a la secundaria), haciendo que una de mis Barbies tuviera sexo (o algo que yo creía entonces que era tener sexo) con un Ken.

Mi hija tuvo muchas Barbies. Le regalaron, le compré, las trajeron Papá Noel y los Reyes Magos. Rubias, morenas, pelirrojas, porque en las últimas décadas el fabricante Mattel diversificó cultural y físicamente a la muñeca. Ahora las hace también en formato curvy, hay Barbies de unas 200 profesiones y hasta lanzaron una línea de mujeres inspiradoras, en las que homenajean a grandes mujeres de la historia.

“Soy lo que quiero ser”, decía un eslogan de Barbie. Y ése es su mayor logro. Enseñarles a millones de chicas en el mundo a jugar a ser ellas protagonistas.

 

Fotos: Facebook Barbie Latam

Dejar un comentario