Tips para criar sola

Hace seis años que crío sola. No soy una heroína, soy una mamá que ama a su hija y que hace todo lo que está a su alcance (¡y lo que no!) para que sea feliz. Como vos. En nuestro caso, el proyecto inicial era que íbamos a ser tres, pero terminamos siendo dos: Evangelina y yo. Su papá se quedó en el camino y su vínculo con ella es hoy solo una comunicación esporádica por Skype o WhatsApp. Es un papá virtual.

El camino recién empieza, pero a esta altura de nuestra historia sé que hay algunas cosas que en el armado cotidiano no pueden faltar. Para criar sola tenés que:

Rodearte de personas que te quieran mucho

Que estén dispuestas a contenerte, escucharte, darte una mano en caso de “emergencia emocional”. Mi red incluye familiares, amigos y hasta vecinos. Solo basta un llamado para que aparezcan o me ayuden con mi hija.

Elegir una niñera que sea de total confianza para que cuide a tu hijo (como todas) pero también una lista de al menos 5 suplentes

Si la titular se enferma o llega tarde no hay compañero para pedir que te cubra, así que la lista tiene que ser de alta fidelidad. Hasta los dos años, ese armado es complicado más si trabajás todo el día como yo.  Después de los dos años, cuanto tu hijo se escolariza, es un poco más sencillo porque aparecen otras “salvadoras”: las mamás del colegio. En ellas encontré grandísimas aliadas cuando se me cayeron todas las opciones para cuidar a Eva.

Acostumbrarte a cumplir equitativamente el rol de la buena y la mala de la película en la familia

Vas a ser la que da abrazos y contenés y también la que imponés la autoridad, las reglas y los límites. Es difícil, pero se puede. La crianza de tu hijo depende sólo de vos.

Tener un equilibrado manejo del dinero

En Argentina, hoy, es uno de los principales problemas que tienen las familias en general y las monoparentales en particular. Cuesta mucho llegar a fin de mes.

Siempre hablá con la verdad y a la altura de lo que necesite tu hijo

Soy de las que creen que contando de a poco la verdad, los porqué, la historia y el origen de tu hijo, ayudás a construir sanamente su identidad. Nunca le hablés mal de su papá. Siempre es bueno consultar con un psicólogo infantil si tenés dudas.

Encontrar un bálsamo en alguna actividad

Que no tenga nada que ver con tu hijo, tu trabajo u otras responsabilidades que tengas. Esto vale para todas las mamás, pero para las solteras más. Yo encontré en la meditación un espacio de descanso creativo y en las largas siestas de los domingos en casa de mis papás un plus de energía necesario para encarar cada semana.

Hablar con otras mamás solteras alivia

Lo que vos vivís lo vivieron y viven miles de mujeres en el mundo. Nunca estás sola.

 

Dejar un comentario