10 consejos para disfrutar la Feria del Libro (más si vas con chicos)

Este fin de semana arranca la Feria del Libro. Es, probablemente, el evento cultural más importante que se hace en la ciudad de Buenos Aires. Tanto para los que son lectores fanáticos como para los que se enganchan con un libro aunque sin llegar a ser “ratones de biblioteca”, es un buen plan. Y una gran salida para ir con chicos. Después de ir muuuuuuchos años a la feria (sola, con chicos chicos, con chicos grandes, trabajando o en plan sólo recreativo), me animo a compartirles algunos consejos para disfrutarla a pleno.

La entrada

Puede parecer una pavada, pero algunos accesos son más ágiles que otros. Si vas en auto, entras directo por el estacionamiento subterráneo. Si no (yo sugiero ir en transporte público porque a Plaza Italia tenés un montón de opciones), no entres por la puerta de Santa Fe: caminá unos metros hasta la de Sarmiento que siempre está más liberada. Las entradas se pueden comprar online, pero hay que llevarlas impresas para ingresar.

Equipate

Como si salieras de excursión. Mi sugerencia: zapatillas o el calzado más cómodo que tengas, abrigo liviano (suele siempre hacer calor adentro, pero tenés un sector al aire libre para ir de un pabellón a otro o a las salas de conferencias), mochila cómoda, botellita de agua, galletitas, algunas golosinas y toda otra cosa que necesites. Si vas a comprar mucho, algunas bolsas extras no vienen mal (las plásticas que te dan en la mayoría de los stands son medio incómodas, en algunos a veces regalan las de tela más grandes). He visto gente ir con valijas tipo carry on.

Armá un plan

Libros uno puede comprar en cualquier librería: la feria es mucho más que un lugar donde comprar libros. Es, por ejemplo, un lugar donde conseguir rarezas, libros que quizás no están en una librería. O de obtener buenas ofertas, porque tenés mucha opción de librerías de saldo. Si tenés algunos objetivos de compra en mente, chequeá ubicación en el mapa y organizá la recorrida en función de tus imprescindibles.

Arma un plan 2

Lo dijimos, si querés sólo comprar libros, andá a una librería o compra online. La parte más rica de la feria es esa efervescencia cultural que se genera alrededor y superando el objeto libro. Revisá la agenda de charlas, presentaciones y firma de libros, para armar el plan del día también en función de eso. Tené en cuenta que las salas tienen capacidad limitada, por lo cual para asegurarte un lugar en las más convocantes, vas a tener que estar temprano.

Llenate de paciencia

Si vas con chicos, este ítem multiplicalo por dos (o tres, o cuatro, o cinco, dependiendo de la cantidad de niños, su edad y su temperamento). Y si no vas con niños, también sé paciente. Es un lugar en el que hay mucha gente, sí: no dejes que eso, o los roces que tanto ser humano en un mismo espacio puedan generar, te alteren la experiencia.

Buscá los stands para los pequeños

Ya desde hace varios años, las editoriales comenzaron a darle mucho protagonismo a sus ofertas de literatura infantil y juvenil. Eso implica áreas en los stands diseñadas especialmente para ellos. Buscá las editoriales que suelen tener libros infantiles, que seguro vas a encontrar lindos lugares para que se sienten, lean tranquilos e incluso suele haber juegos, gigantografías o personajes para sacarse fotos.

Permitido tocar

Las editoriales que ofrecen libros infantiles suelen tener siempre algunos ejemplares para que los chicos puedan leer sin problemas. Si están envueltos en celofán no, pero si el libro está ahí, está disponible para acercar la experiencia. Siempre con respeto y cuidando a ese objeto, permití a tu hijo que vea y elija el libro que se va a comprar.

Administrá el presupuesto

Vale para los grandes y más para los chicos. Es una buena idea antes de salir de casa que sepan con cuánto van a contar para gastar. Y que no compren el primer libro que los tienta: que vean, que recuerden (o anoten) el stand, hagan una recorrida y al final, recién al final, compren. Esto también es importante para no andar toda la feria cargando peso. Yo siempre me reservo media hora para las compras al final de la jornada.

Paradas técnicas

Ubicá los baños por si tenés que recurrir a ellos “de emergencia” con tus chicos y contemplá paradas de descanso (para comer o beber algo, o simplemente para recargar pilas) porque esto va a hacer que la experiencia sea realmente placentera.

Andate cuando todavía tenés ganas de ver más

Un profesor de la carrera de periodismo me dio este consejo para los museos, pero se aplica perfectamente a la feria, ¡y a tantos otros lugares! Retirate antes de que el cansancio te venza, aunque te hayan quedado algunas cosas para ver, o espacios para recorrer. Es garantía de que el año que viene, vas a querer volver a ir.

 

Foto: Facebook Feria del Libro 

Dejar un comentario