Llega el frío: cómo prevenir la gripe y otros virus

“Más vale prevenir que curar”, dice un viejo refrán que está más vigente que nunca. Ya lo sabemos: los virus respiratorios están circulando y los especialistas de salud sostienen que va a ser un invierno crudo.

Por eso, la alarma se enciende entre las MUM mientras la red sanitaria nacional, provincial y municipal se prepara para hacer frente a los altos porcentajes de enfermedades respiratorias. El parámetro es lo que pasó en el hemisferio norte donde hubo “picos” de estas enfermedades, con lo cual se espera que haya un efecto dominó en el sur.

Desde el hospital Garrahan, centro de salud pediátrico de referencia nacional e internacional, informaron que en su Unidad de Contención Estacional (UCE) y la Unidad de Emergencias ya tienen casi el 80% de las camas ocupadas por chicos infectados con virus respiratorios. Esta unidad atiende casos complejos de gripe, bronquiolitis y otras infecciones respiratorias que no pueden resolverse en las salitas.

Mirá también: Consejos para prevenir la bronquiolitis

En cuanto a la gripe, la pediatra infectóloga del hospital Adriana Parra destacó que la virulencia del virus este otoño e invierno “depende de varios factores: uno de ellos su capacidad de cambiar lo que hace que los anticuerpos o defensas de nuestro cuerpo no lo reconozcan”.

Por su lado, el también pediatra de la institución Eduardo Silvestre explicó que en esta época los bebés, las niñas y los niños se enferman más porque “el organismo está más vulnerable y propenso a contraer enfermedades respiratorias” y que hay que estar muy atentas. “Esto obedece a tres causas principales: la alteración de los mecanismos de defensa locales, el clima que favorece la circulación viral y el contagio interhumano”, agregó Silvestre.

Mirá también: No todo es coronvirus, alerta bronquiolitis

Frente a este panorama, todos los especialistas recomiendan la vacunación antigripal en grupos de riesgo. Esto es: embarazadas, niños de 6 a 24 meses, personas de 2 años a 64 años con enfermedades crónicas, adultos mayores de 65 años y personal de salud. Aclararon que, los que no lo hicieron, están a tiempo todavía de aplicársela.

Para todos, los consejos que siempre escuchamos pero es esencial recordar:

*Lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de comer y al volver a casa.
*Evitar el exceso de abrigo en ambientes calefaccionados o la falta a la intemperie.
*Incluir en la dieta infantil frutas y verduras, especialmente aquellos alimentos ricos en vitamina A y C.
*Ventilar las habitaciones a diario, por lo menos 10 minutos al día.
*Usar preferentemente estufas eléctricas o a gas.
*Evitar los lugares cerrados y demasiado concurridos, como cines o shoppings.
*Mantener la casa templada y con un adecuado nivel de humedad (los ambientes secos agravan las enfermedades respiratorias).

Dejar un comentario