Butacas para el auto: las 5 dudas más frecuentes

Que los chicos viajen en el auto con el sistema de retención infantil (SRI) correspondiente a su edad es una medida de seguridad básica. Pero muchas veces, por distintos motivos, no la cumplimos. A veces es por desconocimiento, otras por falta de costumbre, porque pensamos que “es un viaje muy corto y nada va a pasar” o incluso podemos estar usando una butaca para el auto creyendo que estamos haciendo todo bien, pero no es la correcta para nuestro hijo o no está homologada.

Una encuesta reciente del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI), una entidad dedicada a la investigación y análisis de la seguridad vial y automotriz, le puso números a esta tendencia. Y es preocupante.

Según un relevamiento que hicieron para el Día de la Seguridad Vial, sólo el 24% de los vehículos que circulan con un niño lo hacen con SRI, mientras que el 76% no lleva butaca. Las mujeres que conducen son más conscientes que los hombres, pero sólo el 25% lo usa. Es decir, tanto madres como padres deberían ser más responsables al respecto de la seguridad de sus hijos, advierte la ONG.

Llevar al bebé en brazos mientras se viaja en auto puede parecer natural. Pero en caso de accidente o frenada brusca, incluso a velocidad moderada, el peso del pequeño adquiere una fuerza de tracción tan elevada que no bastará para retenerlo. Además, en un impacto a 60 km por hora, la fuerza que produce un niño de aproximadamente 20 kg al irse hacia delante es superior a los 300 kg. Eso significa que la violencia con que golpeará contra los elementos que tenga en frente será 17 veces su propio peso. Por lo tanto, la única manera de que un menor viaje seguro, incluso durante trayectos cortos, es sentado en una butaca de seguridad.

El uso correcto del SRI que reduce en un 70% los riesgos en caso de un accidente. Y según la Ley de Tránsito, desde 2018 en nuestro país los SRI son obligatorios para niños de hasta 10 años.

Desde Chicco, la marca italiana que desarrolla sistemas de seguridad para las distintas edades, homologadas bajo la normativa ECER44/04 y con sistema ISOFIX —que brinda un tercer punto de anclaje— organizaron una jornada para concientizar sobre el uso correcto de los SRI. En ella Silvina Meriggi, directora de Marketing, respondió cinco dudas básicas sobre el uso de las butacas.

¿Qué es lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una butaca de seguridad para el auto?

El peso del niño. Todas las butacas están clasificadas según este parámetro, con rangos precisos de utilización. Una vez determinado el peso, la elección pasa por la especificidad y versatilidad del producto deseado.

¿Cómo se puede estar seguro de haber elegido la butaca adecuada?

Se aconseja verificar siempre la idoneidad de la butaca con el automóvil, realizando una instalación de prueba antes de comprarla. De esta forma, se evitarán problemas derivados de asientos particularmente anatómicos o de cinturones de seguridad demasiado cortos.

¿Hasta cuándo se debe utilizar la butaca de seguridad para el auto?

Hasta que el niño alcance una altura de 1,5 metro o un peso de 36 kilos.

¿Por qué las butacas para niños pequeños (grupo 0+) deben colocarse en sentido contrario a la marcha?

El tono muscular de los más pequeños es aún débil. Si la butaca se encuentra en sentido contrario a la marcha, la posición de la columna vertebral hace que -en caso de accidente- las tensiones a nivel del cuello sean notablemente inferiores.

¿Cuándo es preciso cambiar la butaca?

Cuando la cabeza del niño sobresale del borde superior de la butaca o en caso de que la butaca haya sufrido un golpe (por ejemplo como consecuencia de un accidente, aunque el niño no estuviera sentado en ella).

En el sitio web de seguridad vial de Chicco hay más información disponible sobre los distintos tipos de butacas, cómo verificar si está homologada, cómo utilizarla en el auto y cómo ajustar los cinturones.

 

Foto: Chicco

Dejar un comentario