Este fin de semana se hace la edición 10 de la Feria Masticar. Y si en tu casa disfrutan de la buena comida, es un buen plan para hacer una salida familiar. Aquí, algunos consejos para disfrutar del multitudinario evento de gastronomía.

  1. Ir cómodos y con paciencia. Vestidos y calzados cómodos, con abrigo si hace falta (porque buena parte de la feria es al aire libre), y con una mochila o bolso liviano (porque se van a tentar a comprar en el Mercado seguro).  Hay mucha gente, sí, y se forma cola. Por lo general los puestos despachan rápido, pero los cocineros también son seres humanos. Tomate la espera como diversión y mientras miren cómo cocinan.
  2. Armarse un plan. Primero, en la entrada, agarrar el diario de la feria que tiene TODA la información. Elijan qué cocineros quieren ver, qué platos comer y qué comprar y en función de eso organicen la recorrida. Si querés probar algo de un puesto muy convocante, no lo dejes para el final porque quizás a la noche eso ya se agotó: ¡hay chefs que tienen más seguidores que un rockstar!
  3. No perderse la Plaza de Niños. Es un espacio ESPECTACULAR de la feria, pensado para chicos de 1 a 12 años sin ningún costo adicional. La verdulería y el puesto de brasas de Ponchi le dan ganas a uno de ser niño y meterse a jugar. Pero también están los juegos creativos de Ikitoi, el espacio de La Biblioteca con más de 1.500 libros, hay lecturas de cuentos (este año leen Donato de Santis y Dolli Irigoyen entre otros), cine al aire libre, clases de cocina, títeres, talleres de huerta y un montón más de actividades. Por las dudas pasen y averigüen horarios porque para algunas hay que anotarse. El domingo, que es día del niño, hay agenda extra. En el lugar también cuentan con lactario, cambiador y estacionamiento para cochecitos.
  4. Mejor en grupo. Cuantos más sean, mejor. Primero, porque se pueden dividir en las colas. Y segundo, porque la gracia está en probar. Así que compren un plato y vayan pasando un mordisco a cada uno de la familia. Lo mismo con las bebidas. Para los adultos hay vinos por copas con el sistema Wineemotion, cervezas (están Patagonia, Stella Artois y varias artesanales) y unas barras de tragos buenísimas como la de Inés de los Santos que tienen tragos sin alcohol también para que prueben los niños.
  5. Pasar por el Mercado. Hay productores de todo el país a los que les encanta que les preguntes sobre lo que hacen y venden. Está genial para mostrarles a tus hijos de dónde vienen lo que llevamos a la mesa, y que puedan aprender sobre la comida y el trabajo para conseguirla directamente de quién lo hace.

Y el consejo extra: ¡comer! Aprovechá esta oportunidad para hacer que tus hijos prueben todo lo que nunca se animan a probar. La feria está pensado para eso: para conocer, aprender y disfrutar.

 

Foto: Feria Masticar

Dejar un comentario