#HablemosDePubertadPrecoz

La pubertad precoz está entre nosotras. En el país, 8 de cada 10.000 nenas sufren este trastorno de desarrollo sexual, siendo 10 veces menos frecuente en los nenes. Según los especialistas, muchas veces estamos frente a una hija o un hijo con este problema y tardamos en darnos cuenta.

Por eso, la Asociación Civil Creciendo -con el apoyo del laboratorio Raffo- presentó la campaña #HablemosDePubertadPrecoz para difundir el tema.

La titular de la asociación, Inés Castellano de Landa, la pediatra y endocrinóloga infantil Analía Freire y la psicóloga especializada en crianza Maritchu Seitún destacaron estos tips para orientarnos como mamás:

  • El desarrollo infantil normal empieza a manifestarse en las nenas después de los 8 años y en los nenes, después de los 9.
  • Si hay síntomas de desarrollo antes de esas edades, es muy probable que sea pubertad precoz.
  • El síntoma fundamental en las nenas es el crecimiento del botón mamario y en los nenes, de los testículos en un volumen mayor a 4ml (mayor a una aceituna). También puede acompañarse de vello pubiano y/o olor sudoral y un crecimiento desproporcionado para su edad (es mucho más alto que el resto de sus compañeros).
  • Las mamás y los papás tienen que consultar a un especialista precozmente si creen que hay algo disfuncional en el desarrollo de su hija o su hijo. Esto va a hacer que se preserve el potencial genético de talla del chico.
  • El sostén emocional del adulto, como siempre, es fundamental. Los papás no deben polarizarse (uno hace como que no pasa nada y el otro, vive una tristeza total). Hay que hablar en etapas del problema sin falsas promesas.
  • La pubertad precoz no es una enfermedad. Si se detecta a tiempo, puede tratarse y detenerse para lograr que la niña o el niño se desarrolle hormonal, física y psíquicamente acorde con su edad y disfrute de su infancia.

 

Más información: www.pubertadprecoz.com

 

 

Dejar un comentario