El desafío de emprender: consejos de emprendedoras exitosas

Emprender es un desafío. Es una forma de empoderarse, de crecer, de descubrir potencialidades que muchas veces ni pensamos que tenemos. Pero, ¿cómo hacerlo? ¿Hay una guía para emprender? Responden cuatro emprendedoras que se animaron a dar el salto, generar su proyecto y ayudan a otras a hacer lo mismo.

“Las mujeres siempre emprendieron, pero recién en los últimos cuatro años se empezó a hablar de este tema. Tiene que ver con el surgimiento del feminismo como movimiento. Y ahora se le está dando más visibilidad porque estamos demostrando el impacto económico que tiene todo lo que hacemos”, afirma Marina Ponzi, una pionera en la gestión de espacios de networking para emprendedoras con Ladies Brunch hace ya una década, también creadora del exitoso She Festival y premiada por Facebook en su programa de Liderazgo Comunitario.

“Somos emprendedoras por naturaleza”, coincide Fabiana Jafif, creadora del blog De Madre a Madre. Fabiana es también responsable de los eventos de capacitación y networking Mujer, Madre y Emprendedora, y de los ciclos De Madre a Madre, y el sábado 30 organiza uno de sus encuentros de mentoreo grupal para madres (aquí más info).  Ella cree que el llevar este concepto a un proyecto rentable se está haciendo más común por distintas razones: “En el caso de la mujer que es madre, influye querer estar cerca de sus hijos y la flexibilidad horaria que te da, también en muchos casos las madres que tienen hijos grandes y se dan cuenta que no tienen un proyecto propio y les ‘sobra el tiempo’. En el caso de las que no lo son, tiene mucho que ver con querer ser nuestras propias jefas y dueñas de nuestro propio negocio. En algunos casos puede ser porque no les quede otra porque se quedaron sin trabajo y en muchos otros, lo ven como una oportunidad. Hoy también, creo que Argentina cada vez más, promueve el crecimiento en nuestros roles de emprendedoras y eso ayuda a tomar la decisión”.

El primer paso

Tener una idea es, obviamente, el primer paso. Ahora bien, ¿cómo llevar esa idea a un proyecto sostenible? “Primero hay que validar esa idea. Las ideas están geniales pero hay que salir a probarlas al mercado. Por ejemplo, podemos armar un prototipo: si desarrollé un catering, armar mis productos en una bandeja y voy a salir a mostrarla a diferentes personas que puedan ser mi cliente ideal y testear si lo que estoy ofreciendo es un producto o servicio que le sirve, le genera valor o le soluciona algún tipo de problemática. Ese feedback me va a ayudar para saber si estoy en el camino correcto”, dice Marina.

Marina Ponzi, creadora de Ladies Brunch y She Festival

Fabiana agrega que hay que hacerse preguntas: ¿Para qué querés emprender? ¿Tu producto o servicio ya existe en el mercado? Si sí, ¿cuál va ser tu diferencial? ¿Quién es tu público? ¿Cómo lo vas a monetizar? ¿Con qué tiempos?

Todas esas preguntas se concretarán, más sistemáticamente, en lo que se llama plan de negocios, que es imprescindible para llevar adelante un emprendimiento. Ponzi sugiere que quienes puedan contraten un consultor que las ayude, pero para todas su recomendación es “que googleen mucho para aprender cómo hacerlo y qué tener en cuenta. Hay mucha información gratis en Internet y un modelo que se llama Canvas, que también se puede descargar gratuitamente de Internet, que es una herramienta super clarificadora para empezar a escribir todos estos ítems y tener una visión más macro de lo que significa un emprendimiento”.

Aquí, la mayoría de las mujeres nos encontramos con un mismo inconveniente: la poca o nula formación que tuvimos en economía. “Para mí hay dos puntos fuertes. El primero, el sentido común: preguntarte cuánto sale generar tu producto o servicio y cuánto lo cobrarías, y preguntarte si vos lo pagarías, es un llamado a tu realidad de consumidor… Y segundo, pedir ayuda si está fuera de tu zona de conocimientos”, sigue Jafif.

Fabiana Jafif, creadora de De Madre a Madre

Rosario Gerardi es diseñadora gráfica, especialista en marketing y redes sociales, hace el podcast El Poder de Crear, da mentorías para quienes quieren emprender y ofrece varias herramientas online, incluido el ebook con consejos Quiero vivir de mi pasión y voy a lograrlo, que le pueden solicitar gratis en este link. Justamente en su libro, ella habla de un punto importante: diferenciarnos. “El precio es lo que se vuelve importante cuando no existe diferenciación. Pero si compro una remera blanca de una marca X que me genere confianza por el tipo de confección, la calidad, me haga sentir ‘cool’, con una inscripción que me identifique o un detalle que me resulte atractivo para lucir como prenda, ¿estarías dispuesto a pagar más? Seguramente la respuesta es sí. Esto te demuestra que le precio no es determinante”, sostiene. Y apunta a la importancia de la creatividad para buscar un plus y generar confianza en el cliente.

Rosario Gerardi es diseñadora especializada en marketing y redes

Investigar el mercado y la competencia, entonces, es clave. Y también, en casi todos los casos, otro ítem a considerar es el capital. “Depende mucho del tipo de emprendimiento. Pero a la gran mayoría le toma dos o tres años darle el tiempo necesario para que funcione. La gran mayoría de las mujeres se financia con sus ahorros o con capital de amigos o de la familia, porque la mayoría no tiene acceso al capital de riesgo”, explica Marina. ¿Se pueden conseguir inversores para financiar una idea? “Sí, pero hay que armar un plan de negocios y mostrar que puede ser escalable”, dice, aunque concede que son muy pocas las que llegan a esta instancia. Fabiana incentiva: “¡Conozco casos que empezaron con $ 200 y hoy les va super bien! Hay muchas organizaciones y aceleradoras que se dedican a ayudar a emprendedores”.

A mostrarnos

Ya definimos el plan de negocios, conseguimos el financiamiento y nos pusimos en marcha. ¿Cómo mostrar lo que hacemos? Hoy, las redes sociales son una gran vidriera para vender la mayoría de los productos y servicios. Y en particular Instagram es la vidriera de las vidrieras.

Daniela (izquierda) y Floxie, creadoras de #ToolboxDigital

“Instagram no sólo es ‘la red del momento’, sino que es una red que apunta al branding o construcción de marca. Todo emprendimiento es una marca y todos somos una marca también, no nos podemos desentender de eso. Si sos emprendedor, tenés que decidir cómo te vas a mostrar. Instagram también es la red donde mejor se aplica toda una estrategia de comunicación: por su formato de grilla al mostrar el contenido en feed, sus posibilidades para contar una historia, sus recursos paralelos pero igual de importantes que el feed como son las stories, sus novedades como constantes como IGTV, su posibilidad de interacción constante con la audiencia… Instagram engloba todas esas posibilidades y las expande. ¡Hay que estar y hay que promocionar!”. La que habla es Daniela Dini, periodista, emprendedora, experta en redes sociales y una de las creadoras de #ToolboxDigital, un curso de capacitación para comunicar dirigido especialmente a emprendedores.

En este posteo te contamos todo lo que tenés que saber para empezar a usar Instagram para promocionar un emprendimiento, pero lo fundamental, también acá, es conocer a nuestra audiencia. “Según el emprendimiento hay que elegir el canal. Hay que investigar donde está tu público. Si vas a vender ropa para señoras mayores posiblemente no estén en Instagram. Si utilizan redes sociales, Facebook podría ser la mejor opción. De todas formas lo ideal siempre es trabajar con varios canales, pero siempre adaptando el contenido”, apunta Fabiana. Algo importante: hay que planificar también la publicación en las redes (en el post sobre Instagram te explicamos más sobre estas estrategias).

 

 

Rosario destaca que, como es importante en el inicio del proyecto tener un plan, también hay que tener una planificación para la comunicación en las redes. “Necesitas poner orden en tu cuenta para que las ideas no se acaben y sepas siempre qué comunicar”, dice. Ella sugiere armar un plan semanal, día por día, en una planilla tipo Excel, organizando los posteos por temática, formato, copywritting (qué historia vamos a contar para atraer la atención del público) y recursos que usaremos en Stories. Y recuerda algo importante: darle a nuestra comunidad, no importa si es grande o pequeña, lo que espera para que el caudal de nuestra cuenta aumente. “Muchos seguidores no son igual a muchos clientes”, recuerda.

El poder de la red

Networking es una palabra clave que todas remarcan. ¿Qué es? Básicamente, formar parte de una red, intercambiar experiencia, aprender de los éxitos y errores ajenos y generar contactos para potenciar la expansión del emprendimiento. “Los contactos son esenciales para cualquier emprendedora, principalmente cuando estamos arrancando. Las alianzas, la sinergia, el trabajo en conjunto y la buena onda es lo que lleva el crecimiento. Hay que entender que mientras tengas en claro tu diferencial y cómo estás comunicando, está todo bien en trabajar o compartir con otros emprendedores”, remarca Fabiana.

“Es muy importante estar conectado dentro del ecosistema emprendedor con otras personas que emprenden porque es desde el lugar en el que uno puede aprender y que se pueden generar nuevas oportunidades. Les recomiendo a las emprendedoras que se tomen el tiempo para ir a eventos y hacer esos contactos: todos los meses hay que hacer networking como un trabajo más, no como algo que hago una vez por año”, dice Marina.

¿Un último consejo? Cierra Daniela: “Emprender es apasionante. La satisfacción de hacer algo propio y llevarlo adelante es siempre enorme. Emprender implica ser perseverante, tener tolerancia a la frustración y ganas de aprender constantemente, entre otras características. Ser resiliente, que un error no implique renuncia, sino aprendizaje. Y para los que empiezan, recordar siempre que el momento ideal para arrancar no existe: lo importante es empezar, ponerse en acción”.

 

Foto: Ladies Brunch

Dejar un comentario