10 ideas para armar la oficina en casa

Tener una oficina o taller propio según el caso es una deseo para toda emprendedora, pero en el inicio la mayoría de las veces hay que acomodarse dentro de la propia casa. ¿Cómo hacer para que el espacio nos resulte funcionar y no colapse la estructura familiar?

Buscar ideas en la web es una buena opción si no se cuentan con los recursos para contratar un profesional que nos oriente en la optimización del lugar que tenemos. A pedido de Mamá Ultimo Momento, desde Pinterest (la red social por excelencia para buscar consejos de decoración y diseño) nos compartieron sus mejores posteos con tips para emprendedoras.

Aprovechá el espacio al máximo. Un pequeño rincón puede servir para armarte tu espacio de trabajo. El uso del color y de soluciones creativas lo pueden hacer crecer en utilidad. Mirá ideas y pensá cómo podrías aplicarlas en tu casa.

 

¿Generar espacio de guardado? Un simple mueble de fibrofácil pintado de blanco puede contener cajas y ficheros, entre otros objetos. La selección de colores le da armonía para que no se nos venga todo encima.

Una estantería metálica es resistente, liviana y elegante a la vista, y también genera un espacio de guardado funcional y a la vez elegante. Una opción económica son las estanterías metálicas de depósito, más baratas y que pueden darle un look industrial al ambiente.

No es necesario una gran inversión en un escritorio o mesa de trabajo. Una tabla también de fibrofácil o de pino sobre una estructura que lo contenga ya nos generó ese elemento clave para una oficina o taller. Si lo ubicás debajo de una ventana, incluso si es pequeña, vas a tener luz natural y reducir costos en iluminación.

Biblioteca escritorio. En un mismo mueble y poco espacio, podés resolver ambas necesidades.

Usá la pared. Pizarras, tableros, organizadores, repisas y lámparas son algunas opciones para organizar tu oficina en casa. Y también para sumar elementos decorativos que alegren el ambiente y nos inspiren.

Las esquinas multiplican la superficie de un escritorio. Es una gran estrategia cuando tenés poco espacio.

 

Organizá lo que usás. Ya sean útiles de librería, papelería u otros instrumentos, la organización es fundamental para reducir espacio y ganar tiempo cuando buscás lo que necesitás. Recurrí a organizadores o a simples cajas para acomodar tus cajones y estantes.

Oficina en otros ambientes. No todos tienen la posibilidad de tener una habitación específica para trabajar. Abrí la cabeza y pensá cómo podés incorporarla en otros ambientes, como el dormitorio o el living. En el living, bien pensado puede ser un espacio decorativo en sí mismo. Yo armé mi estudio en mi cuarto: a una cómoda con cajones grandes le sumé una tabla para transformarla en escritorio, una silla elegante y un estante grueso flotante a modo de biblioteca.

La oficina escondida. ¿Tenés un placard de recepción que no usás? ¡Ahí podés armar tu espacio de trabajo! Un bajoescalera también es un espacio súper útil.

 

Fotos: Pinterest

 

Dejar un comentario