Por qué elijo emprender

Hace muchos años, me asignaron un trabajo extraño: ayudar a una persona a escribir su autobiografía. No un libro, sino un texto que le sirviera a él para recordar y compartir todo lo que había hecho. Que, en realidad, era mucho y transformador para la vida de otros. La experiencia fue interesante y él me repitió varias veces el mensaje que me quiso regalar: “Tenés que buscar una segunda salida”.

En estos tiempos líquidos, emprender se vuelve una necesidad incluso para los que trabajamos en relación de dependencia. Generar nuestro propio proyecto nos ayuda a sentirnos más seguros en la volatilidad general. Pero también nos da una nueva concepción para afrontar nuestro trabajo diario: más autónoma, más flexible, más creativa. Más ágil, a tono con la palabra de moda en las empresas.

Mamá Ultimo Momento es un proyecto personal y colectivo que me une con dos queridas amigas y que me corre de mi zona de confort. Porque animarse a emprender es eso: meterte de lleno en lo desconocido. Aprender cuando pensás que ya tenías todo aprendido. Equivocarte. Recalcular. Acertar. Y volver a empezar.

No sé dónde me llevará la ola, pero está buenísimo ser el timonel de tu barco. Por eso, bienvenido el emprender y bienvenido que tantas mujeres lo hagamos. Cuantas más capitanas haya en el mar, más fácil será navegar para todas.

¿Qué te mueve a vos a emprender y cómo sentís que emprender te transforma?  ¡Compartinos tu experiencia!

Dejar un comentario