10 consejos para cuidar la piel de los chicos del sol

Llega el verano, terminan las clases, empieza la colonia. Los chicos pueden llegar a pasar hasta ocho horas al aire libre, en la pileta o, ya de vacaciones, en la playa. Lo sabemos, nos lo repetimos todos los años, pero muchas veces también lo olvidamos: todos los cuidados qué hay que tener con el sol deben ser incluso más rigurosos con ellos ya que los efectos del sol pueden debilitar su piel desde muy temprana edad. La mayor parte de la radiación que recibe un ser humano la recibe, justamente, antes de los 18 años. Y si bien el sol es beneficioso, también hay que prevenirse de la acción de los rayos ultravioleta, principal factor de riesgo para el cáncer de piel.

¿Qué precauciones en especial hay que tomar con nuestros hijos? Responden Mónica Maiolino, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y asesora de Dermaglós y Aveno, y Verónica Muchnik, dermatóloga oficial de Natura:

  • Todos los niños (y los adultos) necesitan protección solar, cualquiera sea su tono de piel. La piel morena u oscura absorbe los rayos UVA y UVB de la misma forma que la piel clara.
  • Los bebés y niños menores de un año no deben exponerse al sol, ya que su piel es extremadamente sensible y aún no controlan el sistema térmico y de sudoración. Además, los bebés menores a 6 meses no deben usar protectores solares.
  • Evitar la exposición al sol entre las 11 y las 16 horas. Resguardarse con ropa y sombra. Tener en cuenta que el agua, la nieve y la arena reflejan los rayos y aumentan su acción dañina.
  • Los niños – no importa su edad – tienen que usar sombreros, gorros y remeras mientras estén al sol.
  • Utilizar siempre protectores solares de alta graduación (mínimo FPS 30) y resistentes al agua para conseguir un mejor cuidado.
  • Como la piel de los niños es mucho más sensible y se quema y deshidrata con más facilidad, es importante elegir una crema solar infantil, ya que está adaptada a sus necesidades dermatológicas. Esto es, no contienen perfumes, su consistencia es más densa, presentan un mayor porcentaje de filtros físicos (mientras que los solares de los adultos utilizan mayor proporción de filtros orgánicos), suelen ser más resistentes al agua y no contienen alcohol.
  • Los protectores solares para bebés y niños deben ser aplicados cada vez que los chicos estén al aire libre, incluso los días nublados.
  • No olvidar aplicarles el protector 30 minutos antes de la exposición solar y renovar su aplicación cada 2 horas.
  • Reaplicar el producto inmediatamente después del contacto con el agua, ya que esta barre con la protección y la piel vuelve a quedar expuesta.
  • Recordar colocarles protector solar en orejas, cuello, pies, en los límites del traje de baño y remera.

 

 

Dejar un comentario