Rosado no siempre es dulce: guía para no equivocarte en el espumante

La época de Fiestas es la época por excelencia del consumo de espumantes, aunque esta bebida merece ser consumida todo el año. Pero termina el año y vamos a hablar del espumante para el brindis. Te vamos a dar una guía para no equivocarte al elegirlo ni al beberlo.

El color no define la dulzura

Todavía (aunque cada vez menos)  se asocia al rosado con lo dulce y por ende con lo femenino. Doble error. El color proviene de la vinificación. Un espumante rosado puede ser dulce o seco.

¿Brut, extra brut o Demi Sec?

Esto es lo fundamental que tenés que tener en cuenta al elegir un espumante. Esta clasificación  no tiene nada que ver con la calidad del espumante, sino que define la cantidad de azúcar que se agrega al finalizar la elaboración:

  • Nature: menos de 3 gramos de azúcar por litro.
  • Brut Nature: menos de 7 gramos de azúcar por litro.
  • Extra Brut: menos de 11 gramos de azúcar por litro.
  • Brut: menos de 15 gramos de azúcar por litro.
  • Demi Sec: de 15 a 40 gramos de azúcar por litro.
  • Dulce: más de 40 gramos de azúcar por litro.

Así que si te gustan los espumantes dulces, te recomendamos que elijas las dos últimas opciones.

¿Espumante o champagne?

Champagne es una denominación de origen que sólo pueden llevar lo vinos que se producen en la región de Champagne en Francia. El cava es el español y el prosecco, el italiano. En Argentina a estos vinos burbujeantes se les dice espumantes o espumosos (aunque algunas marcas digan en su etiqueta champán o champagne).

No lo guardes en la heladera

Lucrecia Fernandez, jefa de Comunicación Enológica de Moët Hennessy Argentina, explica que el frío seco con el tiempo hace que los corchos se contraigan, y con ello el ingreso no querido de oxígeno al vino. Por eso sugiere ponerlo en la heladera al momento de beberlo, entre cuatro o cinco horas antes de consumirlo.

Cómo descorcharlo

Puede parecer difícil sin que el corcho se dispare y el líquido se derrame, pero Lorena Mulet, enóloga de Bodega Cruzat, da unos tips de experta: Aflojar el rulo del bozal, tener la botella siempre inclinada a 45°, sostener fuertemente el corcho junto al bozal y, por último, girar todo el cuerpo de la botella”.

La copa

Tradicionalmente el espumante se servía en la copa flauta (la alargada), pero ahora se está empezando a beber en copones similares a los del vino para apreciar mejor los atributos de la bebida.

¿Hielo sí o no?

El espumante no se recomienda beber con hielo para no perder la burbuja, salvo algunas marcas que están diseñadas especialmente para eso. Peeeero… en esta línea de desacralizar el consumo de vino, el espumante con hielo, solo en la copa o con una rodaja de un cítrico o una lámina de pepino, a convierte en un trago espectacular y súper piletero para el verano o para cerrar los festejos navideños ya de madrugada. ¡Así que tomá el espumante como más te guste!

 

Foto: Gentileza Bodega Cruzat

Dejar un comentario