54 salidas para las vacaciones (y el resto del año)

En las vacaciones de invierno, nuestra amiga Paula nos recordó por qué es el peor momento para hacer planes con chicos en la Ciudad. Ahora que están de vacaciones de verano, y que Buenos Aires baja su ritmo, ¿no puede ser la mejor época para explorar nuevas salidas y reincidir en otras que hacen mucho que no repetís? Desde MUM te traemos nuestras sugerencias –muchas muy personales– y redoblamos la apuesta: te proponemos 54 planes, uno para cada semana del año. Y te invitamos a que nos sumes tus sugerencias. ¡Compartinos tus recomendados en comentarios o en nuestras redes sociales!

Clásicos de Buenos Aires

1. Caminito. Si todos los turistas extranjeros van a conocer La Boca, ¿por qué no hacerlo nosotros? El colorido pasaje que soñó Juan de Dios Filiberto, la Vuelta de Rocha, la Bombonera (se puede entrar al césped), más otros dos museos que valen la pena. Uno, el de Quinquela Martín, el pintor y vecino más emblemático de La Boca. Otro, la fundación Proa, de arte moderno (también tiene una linda y rica cafetería). En los dos, subir hasta la terraza (en Proa no hace falta pagar entrada para esto) y contemplar la vista sobre el Riachuelo.

2. San Telmo. Planazo de fin de semana, para caminar por esas veredas históricas, visitar museos e iglesias (en la de Santo Domingo está sepultado Manuel Belgrano y se conservan las banderas de las invasiones inglesas), la Casa Mínima y el Zanjón de Granados, recorrer la feria de antigüedades y artesanías, merendar en bares notables u otros modernos, y perderse un buen rato en el mercado, ahora reconvertido en un buen espacio gourmet (les cuento más adelante). Si prolongan la caminata pueden llegar a Plaza de Mayo.

3. Plaza de Mayo. Otro circuito histórico. Visitar la Catedral y el Cabildo, hacer la visita guiada por la Casa Rosada (sillón de Rivadavia incluido), levantar la cabeza y contemplar el reloj de la Legislatura, y seguir la caminata por Avenida de Mayo (y seguir levantando la cabeza porque sus edificios son bellísimos), y terminar con un submarino en el histórico Gran Café Tortoni, el más antiguo de la Ciudad.

4. Bosques de Palermo. Es el gran pulmón verde de Buenos Aires y un hermoso lugar para disfrutar del aire libre. ¿Qué se puede hacer? Caminar, jugar, alquilar un botecito en el lago, disfrutar del Rosedal, armar un picnic e incluso visitar un museo, el de arte Eduardo Sívori.

5. Plaza San Martín. Es uno de mis lugares favoritos de la Ciudad. El paseo puede incluir la plaza y su barranca, que termina en el monumento a los caídos en Malvinas, el edificio Kavanagh (que parece un barco que mira el río y es uno de los mayores exponentes del Art Decó porteño), la iglesia del Santísimo Sacramento, el fin de Florida. Y también, descubrí ahora gracias a mi colega Grisel Isaac, se puede subir a la Torre de los Ingleses, que tiene hermosas vistas de la plaza y de Retiro.

6. Belgrano. Uno de los barrios más tradicionales y lindos de Buenos Aires. Una recorrida por el barrio debe incluir la plaza Barrancas de Belgrano y su glorieta, la nueva estación de tren, la iglesia Redonda, el renovado Mercado de Juramento (que sumó nuevas y buenas opciones gastronómicas), caminatas por sus calles, y mirar vidrieras en Cabildo. También podés visitar el museo de arte español Enrique Larreta y conocer su patio andaluz.

7. Barrio Chino. Puede completar la visita a Belgrano, pero para mí también vale una salida completa. Foto en el arco, caminata entrando en cuanto negocio de chucherías se te ocurra, visita obligada a los supermercados que son paraíso de los gastronómicos (pescados, frutas, condimentos, tés, golosinas y todo lo que quieras comer y beber), y la opción divertida y barata de comprar comida en los puestos y comer en la calle (también hay buenos restaurantes, como Hong Kong Style y Budda Bar). Y aprovechá para ir a conocer la nueva estación de Belgrano C.

8. Ecoparque. Para nuestra generación, ir al zoológico era “la” salida. Afortunadamente, la concepción sobre el cuidado de los animales cambió, y por eso el zoo porteño se transformó en un ecoparque dedicado a la preservación de las especies autóctonas. Igual, sigue siendo una interesante opción para una tarde en familia.

Y no tanto

9. Street art. Cada vez más las paredes de la ciudad se transforman en obras de arte y algunas son realmente espectaculares. Un buen plan es armar una guía por barrios y salir a la caza de murales. Algunas cuentas de Instagram para inspirarte al armar el mapa: @murales_bsas, @streetart_buenosaires, @color.ba y @bastreetart. O seguí lo hashtags #StreetArtBuenosAires y #BuenosAiresStreetArt.

10. Edificios. ¿Miraste para arriba cuando vas caminando por Buenos Aires? Hacé el ejercicio e invitá a hacer lo mismo a tus hijos. La arquitectura de la Ciudad es un mix de estilos arquitectónicos que reflejan la historia en sus paredes. Hay ejes especiales como la Avenida de Mayo o Alem-Libertador (me encanta éste), Puerto Madero o Recoleta. Te recomiendo que sigas la cuenta @buenosaires.ar en la que Tincho Hernández muestra toda la belleza de Buenos Aires para armarte un mapa de lugares a conocer (las Stories con los pasajes porteños es imprescindible).

11. Tour de plazas. Todos tenemos una plaza preferida, que suele ser la del barrio. Pero una buena idea es descubrir otras plazas y parques. No sólo los entornos son distintos, sino muchas veces también lo son los juegos. Una que descubrimos con los chicos fuera de nuestro barrio y que nos encantó es la Vicente López. El Parque Irala de La Boca está buenísimo, el Lezama lo amo porque iba yo de chica y es precioso, y el Chacabuco también está muy bueno. Hay varios espacios verdes nuevos que se abrieron en la ciudad para conocer, como la Plaza Clemente en Colegiales y el Parque de la Estación en Balvanera.

12. Parque de los Niños. En el extremo norte de la Ciudad, un parque con estacionamiento gratuito, bicisendas, juegos recreativos con areneras, una amplia costanera, mesas para picnic y alquiler de barriletes (las condiciones de vientos son ideales para remontar). Ideal para armar un picnic en primavera. En verano, es sede del programa Buenos Aires Playa.

13. Paseo de la Historieta. El circuito atraviesa los barrios de Monserrat, San Telmo y Puerto Madero, y varias épocas para reunir esculturas de los personajes más famosos de las historietas de los últimos 60 años. Está buenísimo para hacer la caminata con padres y abuelos, recordar viejos tiempos y sacarse fotos. Imprescindibles del recorrido: la tribuna de Clemente, el banco de Mafalda, y el Gaturro. Acá tenés el mapa con todos los personajes. 

14. Bus Turístico. Es una de esas actividades pensadas para extranjeros, pero de la que también pueden participar locales y tener una perspectiva distinta de su ciudad, en este caso recorriéndola en un bus panorámico. No es barata, pero si te querés sentir turista en Buenos Aires, seguro lo vas a conseguir.

15. Visitas guiadas. Les confieso que fue un descubrimiento buscando un dato para esta nota. El Gobierno de la Ciudad tiene un programa de visitas guiadas gratuitas que incluye una diversidad de barrios y temáticas increíble. Son más de 50, tienen distintas opciones de días y horarios, y se puede reservar el cupo online en la página web del Gobierno porteño.

16. Cementerio de la Recoleta. Fue el primer cementerio público de la Ciudad y más de 90 bóvedas han sido declaradas Monumento Histórico Nacional. En las visitas guiadas se puede conocer cuáles son y también las historias curiosas que encierra el lugar, como la del cuidador del cementerio que ahorró toda su vida para poder construir en él su propia tumba o la de la mujer que falleció en su luna de miel y en su bóveda reprodujeron su dormitorio. Una salida distinta para hacer con chicos más grandes.

17. Pasaje Lanín. Estas tres cuadras son el rincón más lindo de Barracas y uno de los más lindos de la ciudad. El tren pasa por arriba del terraplén, y las casas cubiertas de colores y venecitas son una obra de arte a cielo abierto del artista Marino Santamaria. Se puede visitar su taller y experimentar con el mosaiquismo. Para terminar la salida, merienda y viaje en el tiempo en el bar notable La Flor de Barracas.

18. Palacio de las Aguas Corrientes. Es uno de los edificios más particulares de Buenos Aires, una construcción monumental pensada como una “cáscara”. Hoy allí funciona el museo de Aysa, con visitas guiadas para conocer este patrimonio histórico y entender la importancia de cuidar este recurso.

19. Agenda BAPC. En esta lista, faltan seguro muchas opciones más que tienen Buenos Aires y sus alrededores. Y uno de los grandes atractivos son los espectáculos y actividades que todo el tiempo renuevan la agenda artística y cultural de Buenos Aires. Alejandra Campomar es abogada, gestora cultural y mamá, y responsable de @buenosairesparachicos, una excelente guía para disfrutar la ciudad con los más pequeños. En la cuenta de Instagram publica recomendaciones a las que vale la pena estar atentos, y también te podés suscribir a su newsletter desde su página web.

20. Reserva Ecologica. Muy pocas ciudades tienen una reserva urbana tan metida dentro de su urbanización como Buenos Aires. Para caminar o andar en bici (hay estación de Ecobici cerca), elegir uno de los senderos (hay de distinta longitud) y llegar al río, sentarse y relajarse con la vista, hacer picnic en la orilla (está prohibido meterse), ver los pájaros y los animales que se cruzan (iguanas, tortugas desovando) y disfrutar de la naturaleza en plena interacción con la ciudad (hagan la foto de los edificios de Puerto Madero entre el verde). Otro de mis lugares preferidos de Buenos Aires.

21. Jardín Japonés. Fue un regalo de la colectividad japonesa y es un espacio de celebración de la amistad entre esos dos países. Flores y plantas hermosas (incluidos los cerezos que tienen un cortísimo período de floración en primavera), un jardín de bonsai, peces, puentes, tranquilidad y, los fines de semana, actividades para chicos como clases de origami y demostraciones de artes marciales.

22. La Rural. Es el centro de exposiciones más importante de Buenos Aires y aloja varios eventos que están buenos para ir con chicos, como la Feria del Libro, la Exposición Rural, Caminos y Sabores, Nuestros Perros o la Convención de Coleccionistas de Coca-Cola. Además es sede del festival gastronómico Food Fest. Chequeá el calendario en su sitio web.

23. Buenos Aires Market. El mercado gourmet es una buena salida para chicos y grandes. Food trucks y opciones, literalmente, para todos los gustos, para probar, comer y comprar. Las locaciones van cambiando a medida que el mercado recorre los distintos barrios. Y la Feria Sin TACC es una opción que replica el mismo formato, pero 100% apta para celíacos.

24. #NochesBA. Sí, también podés armar un plan nocturno. La ciudad viene sumando cada vez más “noches de”, una movida cultural y social que una noche al año, y alrededor de un tema, convoca a multitudes. La pionera y más popular es la Noche de los Museos, que se hace en noviembre. Pero hay también noches de la filosofía, los teatros, las disquerías, las librerías, los templos, las peluquerías y hasta las heladerías. En la cuenta oficial de Turismo de la Ciudad (@travelbuenosaires) podés estar atenta a estas y otras actividades, como los Mundiales (el de Tango, por ejemplo) o Festivales.

25. Ateneo Grand Splendid. Elegida una de las librerías más lindas del mundo, realmente lo es. Fue un cine teatro y hoy tiene una amplia oferta de libros, sillones para leer, un café donde estuvo el escenario y un espacio exclusivo para chicos en el subsuelo. Una linda salida para pequeños lectores.

26. Mercados gourmet. Los mercados gourmet al estilo europeo son la tendencia que se viene en Buenos Aires (van a abrir varios próximamente), y los de la Ciudad ya se reconvirtieron. El de San Telmo es un paseo buenísimo en el que te podés pasar horas (¡con mis hijos estuvimos una tarde y noche completa!) viendo puestos de antigüedades y probando sabores del mundo. También los de Belgrano y San Nicolás tienen ahora este nuevo estilo. Buen plan para entrenar pequeños foodies.

 

Cruzando Gral. Paz

27. Parque de la Costa. El ya tradicional parque de atracciones de Tigre suma opciones para pasar un día completo y para todo público. Además de los juegos del Parque de la Costa, acaban de inaugurar el Aquafan Aventura y ESports Land, y en verano se habilitan los juegos de agua de Aquafan. También se puede pasear, comprar y comer en el Chinatown.

28. Euca. El parque de altura en Tigre también es una salida de día completo. Tiene más de cien juegos, tirolesas, dispositivo de caída libre controlada y un espacio para chicos chiquitos, con normas europeas de seguridad. Importante: llevar calzado deportivo.

29. Tigre. Las opciones en este municipio exceden ampliamente al Parque de la Costa, como te contamos en nuestras Stories en vacaciones de invierno. El Puerto de Frutos es un clásico, pero también se pueden hacer actividades naúticas, ir a pasar el día a uno de los recreos, visitar museos y ferias artesanales, y comer en el paseo Victorica.

30. Rush. Acá hay que saltar y eso es la diversión. El parque de camas elásticas tiene dos sucursales, una en Pilar y una flamante en Monte Grande (la más grande de Rush en Latinoamérica). Salto libre, quemado, básquet, lucha de vigas, el reloj y otros desafíos para chicos y grandes. También hay un espacio exclusivo para nenes menores de 5 años. Hay que hacer reserva previa en su página web.

31. Costa de Vicente López. A mano de Capital (de hecho hay un puente peatonal que une ambos distritos), el parque costero de Vicente López es una muy buena opción para una salida al aire libre, en la que se puede sumar ir hasta Olivos y ver los yates en el puerto. En toda la zona hay muchas opciones gastronómicas, y se está armando en Olivos un polo gastronómico que incluye dos recomendadas para ir con chicos, la hamburguesería Carne y la pizzería Orno.

32. Villa Ocampo. La casona de San Isidro de la escritora Victoria Ocampo, por donde pasaron varios de los intelectuales más importantes del siglo pasado, hoy es un observatorio de la Unesco. Se puede recorrer con las visitas guiadas, hay en determinados momentos del año actividades para chicos y también se puede almorzar o merendar en su bistró. Puede ser una escala en un plan por zona norte, que incluya conocer el casco histórico de San Isidro o acercarse al puerto de Olivos.

33. Temaikén. El bioparque de Escobar es un clásico para una salida de día completo, un espacio donde se recrean ambientes naturales y se protegen especies amenazadas, priorizando las autóctonas. Hay distintas opciones de entradas porque a la recorrida por el parque se le pueden sumar actividades exclusivas. Las entradas se pueden adquirir online.

34. Alparamis. Este local que se propone como un Family Concept Store es un verdadero multiespacio donde además de poder comprar objetos de decoración, para la crianza, juguetes y regalos, se puede merendar (es muy buena la pastelería), ver obras de teatro infantiles y participar de charlas sobre diversas temáticas vinculadas con la maternidad. Y su desfile mágico para Navidad es un clásico.

35. La Plata. A menos de una hora de viaje por la autopista desde Buenos Aires (o tren directo desde Constitución) la capital bonaerense es una ciudad para conocer. Además de caminar por sus diagonales, podés visitar la plaza Moreno y su imponente catedral, el Museo de Ciencias Naturales, la Casa Curutchet y el Paseo del Bosque. Además, en los últimos años se está consolidando un circuito gastronómico con muy buenas propuestas tanto en la ciudad de La Plata como en City Bell, como los restaurantes agrupados en la cámara PULPA, el festival Picurba que se hace en noviembre y el mercado Baxar.

36. República de los niños. Muy cerca de La Plata, vale una visita en sí mismo. Dicen que en este lugar se inspiró Walt Disney para crear su Disneylandia. Castillos y otros edificios a escala, juegos, actividades y opciones gastronómicas (también se puede llevar para hacer picnic) para un divertido y original paseo de todo el día.

37. Torrepueblo. Este paseo comercial en Benavídez tiene un entorno originalísimo: lo construyeron como un pueblo de la Toscana, así que por un rato te sentís realmente como si estuvieras en Italia. Es muy lindo para recorrerlo y almorzar en alguno de los restaurantes de su plaza abierta, y también los fines de semana hay espectáculos varios, incluidos infantiles. La agenda se puede consultar en su sitio web.

Museos y centros culturales

38. CCK. El viejo palacio de correos es un edificio bellísimo. Hoy alberga un centro cultural con una variada agenda de conciertos y exposiciones gratuitas. Las salas del Espacio Infancia ofrecen durante todo el año actividades gratuitas orientadas al público infantil, como espectáculos musicales, talleres artísticos, ronda de canciones, lecturas, proyecciones y ámbitos de juego.

39. Centro Cultural Recoleta. Recientemente reinaugurado, tiene una propuesta gratuita apuntada al público joven, con muestras de arte, actividades varias y un museo participativo de ciencias. La salida también se puede completar con un paseo por plaza Francia y merienda en las terrazas del Buenos Aires Design, con opciones como Camping y el Hard Rock Café Buenos Aires.

40. Malba. Un museo de arte contemporáneo a la altura de los grandes museos del mundo. La colección permanente es excelente y contiene algunas de las mejores obras del arte latinoamericano. Y siempre son atractivas sus muestras temporarias. Hay recorridas guiadas y actividades para chicos. La pileta, la instalación de Leandro Erlich que fue sensación el año pasado, sigue hasta el 20 de febrero. Los miércoles la entrada es gratis.

41. Museo Nacional de Bellas Artes. Los museos nacionales tienen colecciones permanentes y muestras temporarias muy interesantes. El Bellas Artes es una buena propuesta para conocer el arte clásico (tienen cuadros de artistas internacionales muy reconocidos) y el arte argentino. También hay actividades para chicos. Y, afuera, el lindo entorno de Recoleta, la Floralis Genérica y plaza Francia para pasear.

42. Usina del Arte. ¿Los aburro con la Usina? Perdón, pero es que ¡es una joya! El edificio es alucinante, tiene una sala de conciertos espectacular, una agenda de actividades gratuitas buenísima y ahora además alberga a iUpiiiii, el primer espacio cultural de la Ciudad exclusivo para bebés, niñas y niños de 0 a 3 años.

43. Museo de los Niños. En el Abasto Shopping, es una ciudad para jugar y aprender. Desde un supermercado a un consultorio médico pasando por un estudio de tele, un montón de espacios para que los chicos se diviertan. También hay espectáculos y talleres.

44. Centro Cultural de la Ciencia. Este espacio, con entrada gratuita y ubicado en el Polo Científico y Tecnológico, rompe con el prejuicio de que la ciencia es aburrida y estimula a los chicos a introducirse en el pensamiento científico haciéndose preguntas y buscando respuestas. Hay exhibiciones, talleres, obras de teatro y muchas actividades más. Importante: el parque está actualmente cerrado por obras del tren San Martín. Al lado está el Parque de las Ciencias, un área verde con juegos relacionados a las diferentes ramas de la ciencia.

45. Ciudad Cultural Konex. Es “el” espacio cultural del Abasto. Un enorme centro cultural desbordante de colores con una agenda buenísima. Por ejemplo, la Bomba de Tiempo es uno de los grupos que suele subir a escena ahí. Tienen muchas actividades como música, teatro, teatro ciego, circo, marionetas y juegos a precios competitivos. Chequeá la agenda infantil en @konexparachicos.

46. Planetario Galileo Galilei. Icono de la ciudad de Buenos Aires, la estructura futurista ilumina los bosques de Palermo por las noches y, durante el día, tiene un montón de actividades gratuitas interesantes para aprender sobre el espacio y la tecnología con la que el hombre desde siempre intentó conquistarlo. Otro de esos lugares que desmitifican que el aprendizaje es aburrido.

47. Museo Argentino de Ciencias Naturales. ¿A tus chicos les gustan los dinosaurios? Este es su lugar. Pero en el museo de Parque Centenario no sólo hay dinos, sino también exhibiciones sobre geología, animales marinos, artrópodos, anfibios, aves y mucho más. También visitas guiadas y actividades para estimular en los chicos el amor por la ciencia.

48. Museo del juguete. A este museo ningún niño puede resistirse, ¿o hay algo más lindo que ver juguetes? Las piezas antiguas dan la oportunidad de reflexionar sobre todo lo que, valga el juego de palabras, se pone en juego en un juguete. Queda en San Isidro y hay también muchas actividades para hacer además de recorrer las salas.

49. Abremate + FerroClub. En auto, avenida Hipólito Yrigoyen directo, o tren Roca hasta la estación Remedios de Escalada. A mano de Capital, un centro interactivo que también propone abordar la ciencia y la tecnología de manera lúdica, dependiente de la Universidad de Lanús. Para completar el paseo, ahí nomás está el FerroClub de Remedios de Escalada, donde podrán ver locomotoras y vagones antiguos.

Teatros

50. Teatro Colón. El Colón para Chicos es un programa de obras (ópera, conciertos y ballet) especialmente pensado para los más pequeños. No sólo por el contenido, sino por cómo los artistas interactúan con los chicos para acercarles este mundo fascinante. Recientemente se inauguró también el ciclo Colón para Bebés, una actividad sensorial con un lenguaje adaptado a bebés a partir de los tres meses. Además de estas actividades con agenda (en el sitio web del teatro están el programa, los horarios y los precios), las visitas guiadas son otra interesantísima salida para hacer con los chicos y descubrir uno de los mejores teatros del mundo.

51. Museo Viajero. Acá nos sumamos a la recomendación que nos hizo @blogbolsodemano. Admito que yo no los vi nunca, pero mis hijos tuvieron varias funciones en el colegio y volvieron fascinados. El Museo Viajero utiliza el lenguaje del teatro y los títeres para acercarles a los chicos episodios importantes de nuestra historia y de la vida diaria en otros tiempos. Esta compañía itinerante de comedias históricas tiene su sede en el Museo Saavedra en Belgrano, otro lindo paseo para conocer la vida cotidiana de Buenos Aires durante el siglo XIX.

52. Complejo Teatral de Buenos Aires. Los teatros de la Ciudad tiene una oferta de calidad a precios accesibles, con obras para chicos, entre las que se destacan las de los titiriteros del San Martín. En la sección Grandes y Chicos de su sitio web podés encontrar la agenda actualizada.

53. Teatro comunitario. Las obras hechas por y para los vecinos son una característica de la escena teatral porteña. Las primeras compañías surgieron hace dos décadas y hoy hay repartidas por decenas de barrio. En el mío está una de las más emblemáticas de la Ciudad: el Circuito Cultural Barracas. Además de su clásico para toda la familia El casamiento de Mirko y Anita (donde el público son los invitados a la boda), tienen una obra infantil muy aplaudida con pequeños actores, Contamiento de sueños. Para conocer más compañías y obras: www.teatrocomunitario.com.ar.

54. La Nube. La biblioteca de Chacarita especializada en contenidos para chicos tiene más de 1.000 libros y un club de lectura, además de un cineclub, espectáculos teatrales y talleres.

 

Dejar un comentario