La cuarentena me estanca

La cuarentena me estanca. ¿Soy la única o a vos también?
.
Empecé esta cuarentena el lunes 16 de marzo junto con mis nenes, cuando suspendieron las clases. Ese día miré mi agenda, vi las mil tareas que tenia para esa semana y bueno, me dije, tendrán que esperar. No lo tomé tan mal y en cambió visualicé el lado positivo de estar en casa tantos días: tener más tiempo. Hoy leo lo que estoy escribiendo y me rio sola. ¿Tiempo?? Es lo que me falta. Si antes necesitaba que el día tuviera más horas, hoy ni te cuento. .Había planificado tantas cosas: no dejar de hacer ejercicio, hacer un curso online, aunque sea cortito, leer 20 minutos por día de algún libro, jugar mucho con mis hijos.
.
Pero la verdad es que todo quedó en la teoría. Hoy, a tres semanas de haber comenzado la cuarentena, me doy cuenta de que el día a duras penas me alcanza para preparar las dos comidas diarias, más desayunos y meriendas, hacer home office y homeschooling ¿Que hay Mami para comer? Es la frase que más escucho.
.
En el mientras tanto de todas estas actividades desinfecto como loca ropa, calzado, pisos, las compras del chino, sanitizo verduras y frutas con lavandina y paso alcohol al 70% a picaportes y llaves de luz de toda la casa. Ah, y día por medio, si mis energías están a tope, hago zumba online.
.
Estoy agotada. Y no es que mi marido no ayuda. Lo hace, a su modo. Se hizo una lista para hacer mil arreglos en la casa.
.
Entonces me pregunto ¿hace falta ser tan obse? Me agota estar con el multiuso en la mano todo el día. ¿Es necesario aprender a cocinar justo ahora? Si nunca amasé pizza por qué ahora debería hacerlo. .
Creo que nos estamos exigiendo demasiado. Es como que si estamos en casa tenemos la obligación de ser más productivas y la verdad no tiene porqué ser así.
.
Pensé que esta cuarentena me iba a servir para tachar mil pendientes, pero no creo poder con todo. Seguro de algunos pueda ocuparme, pero los otros seguirán quedando en lista de espera y por eso no tengo que sentirme mal. Cada uno hace con esta cuarentena lo que puede y yo hasta acá llegué. Mañana, seguramente, haga maratón de pelis y, obvio, no me saque el pijama.

Dejar un comentario