La Semana de la No Dulzura

En mi casa siempre traté de promover con mis hijos una alimentación saludable. El espejo no es una obsesión y hablamos frecuentemente sobre que la imagen no es lo que define a nadie (como decíamos en la nota sobre la tapa de Caras). Pero hay una realidad: los chicos están todo el tiempo expuestos a alimentos ultraprocesados e hipercalóricos que solo les aportan calorías vacías. Y la industria muchas veces los promueve con cajas de colores, juegos y personajes de TV. No hay problema en comer y disfrutar un paquete de caramelos un día. El problema es cuando los consumos frecuentes llevan al sobrepeso y la obesidad infantil (de las que también hablamos en notas anteriores).

Mirá también: SOS, hijo con sobrepeso

Esta semana, por segundo año se hace la acción de la Semana de la No Dulzura. Esta campaña se hará del sábado 25 y hasta el viernes 31 de julio y busca generar conciencia sobre la importancia de moderar el consumo de azúcar y promover una mejor educación alimenticia. En Argentina, consumimos 114 gramos de azúcar diarios por habitante, el triple de la recomendada por la Organización Mundial de la Salud, que va entre 25 y 50 gramos. Con el hashtag #menosazucarxmassalud, la #semanadelanodulzura busca reflexionar y promover alimentos más saludables, sin azúcar agregada. Volver a encontrar el sabor de lo natural.

No es fácil reacostumbrar el paladar de los chicos, pero es posible. Bajar la cantidad de azúcar que agregamos a las bebidas (por ejemplo, una cucharada más al ras de chocolate para la leche), optar por el mascabo en vez del refinado, leer las etiquetas de galletitas y snacks para elegir las que tengan endulzantes naturales, probar de ofrecerles más fruta (y sin pelarla) como snack dulce y frutos secos como snack salado, y que las gaseosas y los jugos azucarados no sean cosa de todos los días sino el permitido del fin de semana son pasos para ir caminando hacia una alimentación más saludable.

Mirá también: Publicidades para chicos, autoreguladas

Y si tenés un bebé, un consejo que te doy, es no agregar azúcar ni sal extra a lo que le das de comer. Lo mejor que podés hacer es acostumbrarlo a los sabores naturales de los alimentos.

¿Consumen muchas cosas dulces en casa? ¿Qué estrategia usas para mejorar la alimentación de tu familia? ¡Las leemos!

 

Dejar un comentario