¿Qué te generó esta tapa?

Seguramente vieron esta tapa y la lógica polémica que generó. En nuestra última nota hablábamos de los trastornos alimentarios y de la dificultad para los padres de reconocer que ese monstruo puede estar en casa. Como sociedad, todavía tenemos que pensar y pensarnos mucho: cuáles son los estereotipos que promovemos, qué mensajes estamos mandando, reflexionar sobre si realmente nos estamos deconstruyendo o si en lo profundo seguimos sosteniendo los mismos valores que tanto daño nos hacen.

En casa, la tapa de Caras dio para debate en la mesa de la merienda. Nos encontramos con mi esposo y mis hijos en una profunda charla en la que mi hija de 15 años dio con la síntesis perfecta: tenemos que dejar de plantear el concepto de perfección. ¿Qué es lo perfecto? ¿Para quién? ¿Para qué?

Ojalá cuando mi hija tenga hijas, los debates como el que promueve esta tapa hayan quedado tan arcaicos como discutir hoy, por ejemplo, la participación de la mujer en el mercado del trabajo. Ojalá llegue un tiempo en que el concepto “mujeres reales” no exista más. En el que cualquiera pueda lucir con orgullo el “look” que se le antoje porque eso no importa. Un tiempo en el que sean otras cosas las que definan a una persona.

¿Qué te generó a vos esta tapa? ¿Hablás de estos temas con tus hijos?

Dejar un comentario