La pubertad precoz es una enfermedad

Hace un tiempo, hablamos aquí de la pubertad precoz, la aparición de algunos de los caracteres sexuales secundarios antes de la edad normal. Es una situación que puede resultar angustiante para las niñas y niños, y también para sus padres. Ahora se determinó que la pubertad precoz es una enfermedad poco frecuente (EPOF).

La edad considerada normal para el inicio de la pubertad, en Argentina, es después de los 8 años para las niñas y los 9 para los niños.

El primer cambio físico de la pubertad en las niñas es la aparición del crecimiento mamario o botón mamario. A veces se inicia de forma unilateral. El primer cambio físico en los varones es el crecimiento de los testículos en un volumen aproximadamente mayor al de una aceituna. En algunos casos estos cambios también pueden acompañarse de vello pubiano y/u olor sudoral. Cuando el cuadro progresa, se manifiesta también la aceleración del crecimiento (estirón) en forma temprana con una maduración precoz de los cartílagos de crecimiento.

Aquellos niños/as en los que se detecta tempranamente la aparición de alguno de estos signos de desarrollo sexual precoz deberán consultar con su pediatra, quien recomendará la consulta con un endocrinólogo infantil para evaluar el cuadro, definir qué tipo de estudios requiere e indicar su tratamiento o seguimiento.

Tener un diagnóstico preciso y, mismo, el inicio del tratamiento de forma temprano se convierte en algo fundamental para revertir los efectos no deseados que conlleva el desarrollo sexual precoz. Al ser declarada una EPOF, se abre la puerta a que los niños y niñas puedan acceder más fácilmente a una cobertura integral de esta patología, para su detección y tratamiento.

Si querés saber más, la campaña #HablemosDePubertadPrecoz brinda más información para visibilizar este trastorno de desarrollo sexual que afecta a hasta 8 de cada 10.000 niñas y es 10 veces menos frecuente en los varones: @pubertadprecoz.

Dejar un comentario